Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las armas chinas podrían reavivar la fracasada guerra de Rusia

Pero los dirigentes del régimen chino se andan con cuidado por ahora.

Durante décadas, Rusia suministró armas a China. Entre 2001 y 2010 envió una media de 2.000 millones de dólares al año, con una bonanza de 7.000 millones en 2015. Ahora la distribución ha cambiado. Rusia ha perdido más de 9.400 piezas de equipo, incluidos más de 1.500 tanques, durante su torpe invasión de Ucrania. Está desesperadamente escasa de municiones. Estados Unidos dice disponer de información de inteligencia que sugiere que China está considerando la posibilidad de suministrar armas a Rusia. Eso podría cambiar el curso de la guerra. También desencadenaría una crisis más profunda en la relación de China con Estados Unidos Europa.

Rusia ha pedido armas a China en repetidas ocasiones desde los primeros meses de la guerra. China se ha negado en repetidas ocasiones, enviando sólo ayuda no letal, como cascos, y artículos de doble uso, como piezas de aviones. Las autoridades estadounidenses no han revelado públicamente los detalles de lo que creen que China está tramando. Pero el 23 de febrero, la revista alemana Der Spiegel afirmó que las fuerzas armadas rusas estaban negociando con la empresa china Xi’an Bingo Intelligent Aviation Technology la compra de 100 aviones no tripulados de ataque. Rusia ha utilizado este tipo de aviones no tripulados tanto en el frente como, desde octubre, en ataques regulares contra la red eléctrica de Ucrania.

Un día después del informe de Der SpiegelThe Washington Post citó a funcionarios estadounidenses que afirmaban que China estaba contemplando el envío de obuses, las armas más mortíferas de la guerra. Tanto Rusia como Ucrania utilizan proyectiles de 122 mm y 152 mm de calibre soviético en sus piezas de artillería y han buscado en todo el mundo viejos arsenales. Pero Rusia se está quedando sin amigos a los que preguntar. Ha vaciado los almacenes de BielorrusiaCorea del Norte ha suministrado algunos, pero no quiere agotar su arsenal. E Irán tiene poco que dar.

China tiene proyectiles compatibles. Según Lonnie Henley, antiguo miembro de la Agencia de Inteligencia de Defensa del Pentágono, se sabe poco sobre el tamaño y la calidad de sus reservas. Pero sin duda bastarían para evitar la inminente crisis de proyectiles de Rusia. Eso supondría una gran diferencia en un conflicto en el que el desgaste es un factor crítico y en el que las tasas relativas de disparos de proyectiles han sido decisivas en ocasiones. Las industrias de defensa de ambos bandos han tenido dificultades para aumentar la producción.

China tiene el peso necesario para inclinar la balanza. Es el cuarto exportador mundial de armas. Ocho de sus empresas figuran en la última clasificación de las 100 mayores empresas armamentísticas del mundo, elaborada por el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, y siete de ellas están entre las 20 primeras, sólo superadas por Estados Unidos. En los últimos años, las ventas de las principales empresas chinas han aumentado considerablemente.

La guerra también podría ofrecer a China la oportunidad de reajustar y reequilibrar su relación en materia de defensa con Rusia. Durante muchos años importó tecnología militar rusa, haciendo ingeniería inversa de gran parte de ella para fabricar equipos de imitación. Entre 2017 y 2021, el 81% de sus importaciones de defensa procedían de Rusia, incluidos los motores de los últimos cazas furtivos chinos.

Ahora tiene la oportunidad de convertirse en “un socio industrial relativamente igualitario para la industria de defensa rusa”, afirma Michael Raska, de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur. En lugar de limitarse a enviar equipos básicos, China podría ayudar a Rusia a eludir las sanciones occidentales enviando componentes de alta tecnología para aviones no tripulados, misiles de crucero y otras armas de precisión. Raska sugiere que China, a cambio, podría querer tecnología para el RD-180, un motor de cohete ruso utilizado para lanzamientos espaciales (y potencialmente misiles balísticos). La tecnología de submarinos y los motores a reacción también serían atractivos.

Sin embargo, los dirigentes chinos están divididos. No quieren ver a Rusia humillada en el campo de batalla, sobre todo a manos de los lanzacohetes estadounidenses y los tanques europeos. Pocas semanas antes de la invasión, Rusia China celebraron su amistad “sin límites”. Puede que a algunos en Beijing también les guste la idea de desviar las energías estadounidenses hacia Europa y alejarlas del Indo-Pacífico.

Pero hay razones para la moderación. China está enfadada con el Kremlin por el hecho de que Estados Unidos se haya hecho eco de las conversaciones sobre la venta de armas y las haya hecho públicas, según un funcionario europeo familiarizado con el asunto. China quería que cualquier apoyo permaneciera en secreto. Sabe que respaldar la campaña de Rusia echaría por tierra su pretensión de ser un mediador neutral: los aliados de Ucrania rechazaron la unilateral iniciativa de paz china publicada el 24 de febrero. También envenenaría aún más la relación con Estados Unidos y provocaría una reacción violenta en EuropaLinda Thomas-Greenfield, enviada de Estados Unidos ante la ONU, y Josep Borrell, responsable de política exterior de la UE, han advertido de que la ayuda letal cruzaría una “línea roja”.

Por el momento, China opta por la cautela. Borrell afirmó que Wang Yi, el jefe de la diplomacia china, le había dicho en una reunión celebrada el 18 de febrero que China no proporcionará armas a Rusia”. Por supuesto, Wang también afirmó que China no enviaba armas a países en guerra, algo que hace habitualmente. Pero el 24 de febrero, el presidente Joe Biden expresó su confianza en que Wang fuera sincero al menos en la primera parte. “No preveo una iniciativa importante por parte de China de suministrar armamento a Rusia”, declaró Biden. Si la posición de Rusia en el campo de batalla parece desesperada en primavera o verano -cuando Ucrania espera lanzar una ofensiva- esa indulgencia se verá sometida a una intensa presión.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Temas
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Secuestraron vehículo

La policía del Puesto Caminero II de Realicó, en el marco del operativo vehicular “Cuidar vidas, período invernal 2024” retuvo un vehículo que tenía pedido

Leer más »