Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Conmoción por la muerte de un boxeador de 23 años que estuvo 38 días en coma tras una pelea por el título

Kazuki Anaguchi había protagonizado el combate el 26 de diciembre del año pasado contra Seiya Tsutsumi. Se desvaneció luego del evento y nunca más recuperó el conocimiento. IMÁGENES SENSIBLES

La pelea que habían protagonizado Kazuki Anaguchi y Seiya Tsutsumi el 26 de diciembre del 2023 por el título gallo de Japón terminó en tragedia: Anaguchi murió a los 23 años luego de pasar 38 días en coma a raíz de un hematoma subdural, por el que horas después de la pelea debieron operarlo de urgencia.

El peleador que pertenecía al Gimnasio Shinshin de la ciudad de Kobe cayó en reiteradas ocasiones a lo largo de los diez rounds y encendió una alerta por exponer unos notorios problemas físicos. Si bien saludó con normalidad a su oponente cuando sonó la campana final, llegó a su rincón y mostró complicaciones de coordinación. Inmediatamente, los integrantes de su equipo lo llevaron hacia el vestuario.

Según el diario local Sankei Sports, el deportista “perdió el conocimiento y fue trasladado de urgencia a un hospital en Tokio” segundos después de bajarse del cuadrilátero. Le realizaron una operación de emergencia a raíz de este hematoma subdural derecho y, aunque lo habían trasladado de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a una sala general para continuar el tratamiento, “nunca recuperó el conocimiento” desde aquel 26 de diciembre del 2023. “Posteriormente su presión arterial y otros valores mejoraron, pero no recuperó el conocimiento y quedó en observación”, especificó el portal Hochi sobre el proceso que atravesó.

El evento que tenía en juego el cinturón gallo de la Comisión Japonesa de Boxeo (JBC) se realizó en el Ariake Arena de Tokio con la presencia estelar de Tsutsumi (28 años), quien defendía su corona por cuarta vez. Antes del trágico desenlace, Anaguchi cayó en cuatro oportunidades entre los diversos rounds, pero llegó al final y se decretó su derrota por decisión unánime.

El detalle que le da mayor dramatismo es que, según Yahoo Japón, la Comisión había anunciado horas antes de su fallecimiento que el combate por el “Torneo Monster de peso gallo” entre Tsutsumi y Anaguchi había sido seleccionado como la “mejor pelea del año”. Tsutsumi reaccionó al reconocimiento en X, sin todavía conocer la noticia de la muerte de su contrincante: “Siempre estoy rezando para que Anaguchi despierte algún día y poder recordar esta pelea, y hablar con él”.

Oriundo de la ciudad de Kishiwada (Osaka), era padre de una niña de un año y estaba juntando dinero para realizar un viaje familiar, aseguró el citado medio japonés. Inició su camino en el boxeo desde pequeño y hasta intentó llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio, pero no pudo superar la fase clasificatoria, lo que lo empujó a dejar la práctica del pugilismo por casi un año. Finalmente, tras un récord amateur de 68 victorias y 8 derrotas, arrancó su camino profesional en julio del 2021 para hilvanar desde allí cuatro peleas consecutivas (récord de 7 victorias (6KO) y 1 derrota).

Según el medio Nikkei, la JBC informó que se trata de la primera muerte en un combate por el título japonés desde 2009. Anaguchi, que estaba rankeado en el tercer lugar de la divisional del peso gallo local, murió a las 5.38PM en Tokio.

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Temas
ARTÍCULOS RELACIONADOS